En los últimos tiempos, los jesuitas del Santuario hemos comprobado la disminución de fieles en las misas de 11 y 12 de los domingos y festivos. Por otra parte, y ante la falta de sacerdotes, cada vez son más frecuentes las peticiones que recibimos para atender otros lugares. Tras haberlo considerado y consultado ampliamente, hemos tomado la decisión de que a partir del 1 de enero, los domingos y festivos haya una única misa en euskera, a las 11:30.

No nos resulta fácil ni cómodo tomar esta decisión, pero lo hacemos únicamente en la búsqueda de un mejor servicio para todos. Os agradecemos, como siempre, la cercanía y confianza que nos mostráis en todo momento y confiamos en que comprenderéis este paso que damos en la vida del Santuario de Loyola, aunque para algunos pueda ser doloroso. Muchas gracias.